Ultima Frontera 160

¡Muévete!

Correr durante el embarazo

Es una pregunta que se hacen todas las runners embarazadas, ¿Puedo seguir corriendo durante el embarazo? ¿Es seguro para el bebé?

Si tienes buena salud y el embarazo es normal, la respuesta generalmente es sí. Sin embargo, si se trata de un embarazo de riesgo o hay alguna complicación, el médico te mandará reposo absoluto. Consulta con tu médico si puedes seguir corriendo, y no sólo al principio, cada vez que tengas una revisión vuélvelo a consultar, pues las circunstancias pueden haber cambiado.

Correr durante el embarazo

Eso si, aunque puedas seguir corriendo, quizás no lo puedas hacer con la intensidad y el ritmo de antes. Lo más importante es que escuches a tu cuerpo y no fuerces las cosas. Siéntete cómoda.

Si estas empezando a correr, tienes que comenzar lentamente: empieza con un calentamiento de cinco a 10 minutos, luego camina 5 minutos y corre a un ritmo lento y fácil otros cinco minutos. Ve combinando la carrera lenta con la caminata hasta el tiempo que puedas.

Si no sientes dolor y te sientes con fuerzas, incrementa la distancia poco a poco cada semana. Lo recomendado para una mujer embarazada es de 20 a 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada 6 o 7 días a la semana.

Es importante no correr cuando hace demasiado calor o humedad, pues podría sentarte mal.

Es importante que sigas estos consejos para correr de forma segura durante el embarazo:

Hidratación

Asegúrate de beber mucha agua antes y después del ejercicio. Una manera de saber si estas bebiendo suficiente agua es vigilar la orina. Si es de color amarillo oscuro, necesitas beber más. La orina debe ser de color amarillo pálido, casi invisible.

Lo mejor para hidratarse es el agua. Si quieres usar una bebida deportiva, dilúyela para rebajar el contenido de azúcar: dos partes de agua y una parte la bebida para deportistas.

Ropa

Para mantenerte lo más fresca posible, utiliza ropa suelta confeccionada con materiales ligeros y transpirable.

Protección solar

Además de una gorra o gorro para que no te de el sol en los ojos, utiliza siempre un protector solar total en la cara y el cuerpo expuesto al sol para minimizar el melasma.

Calzado

Las zapatillas deben darte apoyo, especialmente en los tobillos y arcos. Elige unas zapatillas amortiguadas para que absorban los choques y que sean flexibles. El embarazo puede aumentar el tamaño del pie, asegúrate de utilizar un calzado que no te apriete.

Sujetador deportivo

Invertir en un sujetador deportivo ajustable te dará todo el apoyo que necesitas para tus crecientes senos.

Ten cuidado con los cambios en el equilibrio

A medida que crece la barriga, cambia el centro de gravedad. Esto te deja más vulnerable a resbalones y caídas. No corras en senderos con rocas, raíces, y demás obstáculos, es mejor correr sobre asfalto plano.

Elige la ruta

Algunas mujeres se sienten más cómodas en una pista recta y larga, para no girar ni dar vueltas, otras prefieren correr en una cinta de correr porque les resulta más cómodo. No importa donde sea, solo que sea un lugar que conozcas para que no te pierdas.

Banda de apoyo

Si durante la carrera te rebota mucho la barriga y te resulta incomodo, utiliza una banda de apoyo para el vientre.

Sí, con unas pequeñas pautas tu también podrás correr en el embarazo.