Ultima Frontera 160

¡Muévete!

Protege tus rodillas al correr

Las articulaciones del tren inferior son unas de las partes del cuerpo que más sufren a la hora de correr, siendo sobre todo las rodillas las que pueden estar más expuestas a una lesión. En este artículo vamos a compartir contigo algunos consejos para prevenir lesiones en esta parte tan delicada del nuestro cuerpo.

Tips para proteger tus rodillas

Protege tus rodillas al correr

Un aspecto muy importante que debemos tener en cuenta es que no vale cualquier clase de zapatilla de deporte para hacer running. Hay que tener muy presente si somos pronadores, supinadores o neutros así como cuál será la clase de terreno sobre el que vayamos a correr normalmente.

Hay que buscar un modelo de zapatillas que nos proporcionan una gran estabilidad y fijación, para que el pie quede bien ajustado en ellas y también deben contar con una buena amortiguación para evitar que tanto rodillas como tobillos o cadera sufran demasiado con los impactos del pie sobre el terreno.

No hay que elegir nunca unas zapatillas que nos queden demasiado sueltas o apretadas, debemos sentir que encajen a la perfección, sin molestias, ni al tener el pie dentro ni al doblarlo o al impactar con él contra el suelo.

Debemos fortalecer las rodillas siempre que tengamos la oportunidad así como zonas próximas como los cuádriceps y los isquiotibiales para conseguir tener la articulación de la rodilla en el mejor estado posible.

Antes de una salida acorrer hay que llevar a cabo un buen calentamiento progresivo, con estiramientos así como movilidad articular. Con esto evitaremos que las articulaciones comiencen a funcionar sin que estén preparadas y nos ahorraremos posibles molestias o algo peor, lesiones.

Para fortalecer las rodillas sin necesidad de tener que correr, tenemos dos formidables ejercicios que harán que en poco tiempo ganen mucha fuerza y resistencia, sobre todo porque no recibirán impactos, el ciclismo y la natación.

Pero además de los entrenamientos hay muchas otras formas para evitar posibles lesiones de rodilla. Por ejemplo, un exceso de ejercicio puede forzar a las articulaciones y dañarlas. Debemos ser consecuentes y no sobreentrenar.

La buena alimentación es otro de nuestros mejores aliados porque las rodillas sujetan gran parte de nuestro cuerpo y si pesamos demasiado, las rodillas se desgastan mucho más rápidamente y pueden comenzar a aparecer los problemas en estas articulaciones.

Algo tan sencillo como sentarse correctamente no solo nos ayudará a tener una mejor postura de la espalda sino a mantener nuestras rodillas. Si pasamos demasiado tiempo con las piernas encogidas, los tendones de las articulaciones se pueden llegar a contraer y se evita que la sangre circule correctamente.

Ahora ya sabes cómo evitar lesiones en esta articulación y solo hace falta que estos consejos los pongas en marcha y puedas disfrutar mucho más tiempo de una buena escapada de running.